Libertad religiosa, no solamente para tu religión



Si he aprendido en la vida a ser tolerante, es a causa de las muchas religiones (y la inexistencia de ellas) en mis amigos, encontré una nota muy interesante en http://www.bethaderej.com/http://www.bethaderej.com/  que me he tomado la libertad de resumir un poco, pues las partes que he rescatado,son las que YO PIENSO Y SIENTO








Me avergüenzo de mí, por los años que ilusamente pensé que una de las cosas más importantes en mi vida, era que las “verdades” en las que creía y su efectividad dependerían no nada más de defenderlas, sino sobre todo en que los demás las adoptaran como suyas.

En América Latina es normal encontrarse con que la religión de las personas, está sustentada por una supuesta “herencia”: -mi madre es católica, entonces yo soy católica, etc, y si vemos a grupos minoritarios como el judaísmo, menonitas, amish, testigos, etc. No hay uno solo, cuya mayoría de miembros no provenga también a partir de esa supuesta “herencia”
Pensemos en esto… si no hay pureza de raza en ninguna religión, a lo que se reduce la “herencia” es a una religión que a final de cuentas es simple y sencillamente  un conjunto de “ideas”, estas “ideas” a su vez conforman una ideología, y que aunque se le conoce como “Religión”, no deja de ser una “ideología”.
El creer lo que a uno le venga en gana, es una libertad irrenunciable, al punto de que si una persona esta presa, se dice que aunque su cuerpo lo esté, no así su mente y por ello sigue siendo libre. La libertad entonces, tiene su cimientos en la libertad de creencia, pero curiosamente, en materia religiosa, la gran mayoría de la gente decide (sin estar consciente) en ser preso de una supuesta herencia, que como hemos visto al no estar en la piel, sino que es en una ideología, nubla la libertar de usar su cerebro en esa área.
El que las personas asuman sin cuestionarse que su religión es una “herencia”, evita que se haga uso de la libertad de usar el cerebro para reafirmar su creencia religiosa o no,  para practicarla a voluntad (y no por herencia), o de cuestionarse lo que su religión le dice, y sobre todo de ejercer su libertad de cambiar su credo religioso.
La Real Academia de la Lengua Española cita: Tolerancia – Es el Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias. Dese cuenta que el momento que demuestra mi Intolerancia, es cuando quiero que los demás crean lo que yo creo, o bien, cuando no respeto lo que otras personas creen. La Intolerancia reduce al hombre a un estado fascista o totalitario.
El problema con la Intolerancia, no es que restrinja que yo tenga la libertad de presentar apología de mi creencia, sino el que vaya por la vida dictaminando que otros están mal, simple y sencillamente porque no están de acuerdo con lo que mi religión dicta.
No sé si alguien te lo haya dicho alguna vez, pero respetuosamente te digo: “Tienes la libertad de cuestionar a tu religión, tanto como defenderla, incluso de cambiarla, pero lo que no tienes es la atribución de faltar el respeto a otros con palabras o hechos por lo que ellos creen, y mucho menos de obligar a otros para cambiar a tu parecer, simplemente porque crees que detrás de esto, está El Eterno, porque eso… es Intolerancia”.

No hay comentarios: